SOBRE MI  | TRABAJA CONMIGO  | TALLERES  | AGENDA  | CONTACTO  
"El principito" un universo de creatividad - El invernadero creativo

“El principito” un universo de creatividad

“Lo esencial es invisible a los ojos”

Esta es sin duda la frase más característica de “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry. [Os animamos a todos los que no hayáis leído este libro infantil, aunque sin duda escrito para adultos, a que lo hagáis]. ¿Os apetece? Si no es así, es posible que en estos momentos vuestra creatividad ande por los suelos. Seguid leyendo y sabréis a que me refiero.

Por lo general, a medida que vamos creciendo vamos perdiendo la capacidad de ver más allá de lo evidente. Quizá nos pase como al piloto que realmente tiene sensibilidad creadora, pero siente la urgencia de reparar un motor; no tiene tiempo para la curiosidad.

“La curiosidad dura mientras queda algo por descubrir”

Los niños, como es el caso del Principito, nunca renuncian a una pregunta y a su correspondiente respuesta. Para ellos la curiosidad es aprender, para los adultos, la mayoría de todos nosotros, simplificamos lo que nos rodea y creemos que tenemos todas las respuestas. [Desgraciadamente, porque ya no nos hacemos preguntas]. Sin curiosidad no somos creativos.

El Principito es considerado un manual de creatividad. El libro comienza con un dibujo-acertijo, la pregunta de un niño a varios adultos: ¿Os da miedo mi dibujo? Los adultos no entendían por qué tenía que dar miedo un sombrero. El niño, sin embargo, no veía lo mismo. Para que lo entendieran dibujó el interior de una serpiente boa que digiere un elefante. Los mayores aconsejaron al niño que dejara el dibujo y se dedicase a las matemáticas, la geografía y la historia. En definitiva, a las cifras, y a lo que ya se conoce como los mapas y el pasado.

el principito boa

“La creatividad está en ver más allá de lo que simplemente parece”

Lo que caracteriza al Principito es que siempre está preguntando, es ahí dónde comienza su creatividad. Viaja, conoce distintos planetas y sus habitantes. En los 5 primeros todos son adultos. El niño no acababa de entender a las personas mayores.

 Por un lado, el rey reinaba y ejercía autoridad sobre un planeta vacío, lo cual no tiene nada de lógica, se decía el Principito. El vanidoso vivía solo en su mundo y necesitaba que lo halagaran todo el tiempo, también sin lógica alguna. El borracho, daba igual donde estuviera, bebía para olvidar la vergüenza que le producía beber; tampoco le encontró sentido. El hombre de negocios poseía todas las estrellas, sin saber que eran realmente, simplemente por el mero hecho de ser dueño de algo. Ninguno de ellos hacía un trabajo que valiese para nada, y no les gustaban las preguntas. A nadie le gustó al Principito como amigo; no compartía nada con ninguno de ellos.

Sin embargo, en el quinto planeta conoció al farolero. Él si se ocupaba de algo que valía la pena. Alumbraba su asteroide cuando era de noche, pero estaba demasiado ocupado en cumplir con su obligación. Lo mismo que el geógrafo del sexto planeta, ni siquiera conocía donde vivía, porque estaba tan afanado en su trabajo que no tenía tiempo de  ser él mismo quien documentase que había en su planeta.

Las personas creativas son sensibles, se preocupan por los detalles y no siempre están ocupadas.

El Principito llegó a la Tierra, un planeta enorme con cientos de reyes, miles de geógrafos y hombres de negocios, millones de borrachos y hombres vanidosos, y un ejército de faroleros; aproximadamente dos mil millones de adultos. Todos ellos personas que no saben que son sensibles, que apenas se preocupan por los detalles y que siempre están muy ocupadas. Él se fue buscando respuestas y gente con quien compartir sus preguntas.

 Las personas creativas necesitamos compartir nuestras ideas, creaciones y preguntas; necesitamos descubrir y aprender. En definitiva, para desarrollar nuestra creatividad necesitamos ser como el Principito, como cuando éramos niños; ver la vida como un misterio que resolverjugar-vivir, compartir y reflexionar, aunque sea para llegar al principio de dónde partimos. Entonces seremos creativos, habremos seguido el proceso de creación. Habremos escrito nuestro propio “Principito”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR