Menu
Más cosas molonas

Cómo organizar una reforma y no morir en el intento

Pensar en reformar alguna parte de la casa a veces da un vértigo que no veas. Da mucha pereza adentrarse en las obras, la suciedad, el ruido… y vamos dejando de lado esas cosillas que hay que arreglar hasta que irremediablemente surge una urgencia y buscas desesperadamente un servicio de fontanería en Denía que funcione 24horas y venga un domingo a arreglarte la pifiada que acabas de liar. A ver, que me despisto y no quiero contaros historias.  

Cuando, por voluntad o fuerza mayor, has decidido que finalmente vas a hacer una reforma en casa, lo mejor es planificarla detalladamente para afrontarla con la mayor tranquilidad y en este post te doy las claves para que lleves paso a paso y de forma ordenada todo el proceso. Ármate de paciencia y tómate una buena dosis de contundencia porque cuando se inicia este camino se tienen que afrontar muchas decisiones. 

01 Ten claro qué vas a reformar

Es muy frecuente cuando se está haciendo una reforma eso del “yaque”.

– “Oye, ya que estás aquí, porque no me arreglas esto otro…”

Para evitar este tipo de imprevistos que encarecen y alargan las obras, lo mejor es tener claro desde el principio qué vas a reformar y no salirse del plan. Un primer consejo es apuntar en un papel TODO lo que es necesario cambiar de la casa. Reserva esta lista, nos va a servir dentro de un par de pasos. 

02 Decide el presupuesto

Es muy importante saber con qué presupuesto contamos para hacer esta reforma y saber así cuánto podemos abarcar y con qué calidades de material. El siguiente paso tras hacer la lista de necesidades es sacar papel, lápiz y calculadora (o el móvil, en su defecto) y decidir cuánto del presupuesto del mes puedes destinar a hacer esta reforma.

Truqui:

Reserva siempre un 15% del presupuesto para imprevistos, nunca sabes lo que puede pasar y, si después no lo usas, pues celebras que has terminado la reforma con un buen banquete.

03 Decide finalmente qué vas a reformar

Es hora de rescatar la lista del punto 1. ¿Ya la tienes? Pues bien, en base al presupuesto que puedes destinar a la reforma decide cuánto de la lista puedes abarcar. Quizás te lías la manta a la cabeza y te pones a hacerlo todo o, quizás solo te de para lo más urgente, lo importante es tenerlo claro. 

Sea como fuere, clasifica las reformas según especialidades para saber con qué tipo de profesionales vas a necesitar contar, bien sea carpintería, albañilería, fontanería…

04 Busca inspiración y decide qué es lo que quieres

Te recomiendo encarecidamente que antes de buscar un profesional que se encargue de la reforma tengas claro qué es lo que quieres. Un buen truco es buscar por Internet qué tendencias en materiales y decoración hay actualmente, puedes usar Pinterest para ver fotos y crear álbumes con los estilos que te gusten. Si tienes claro lo que quieres será mucho más fácil transmitírselo al profesional para que se adapte a tus gustos. Eso sí, ten siempre un margen de maniobra, a veces nos hacemos una idea exacta y por un motivo u otro no se puede replicar exactamente en tu casa. Para evitar frustrarte, ten claro que te gusta pero con margen de cambios.

Para empezar a inspirarte pásate por la sección de decoración de este blog, ahí te cuento las últimas tendencias, trucos y muchas cosas interesantes que te van a venir requete bien.

05 Busca a los profesionales adecuados

Mientras que vas buscando inspiración puedes ir haciendo también una búsqueda de los profesionales que necesitas. Puedes optar por una empresa como hermanosgarcia.org que se encarga de forma integral de todo aquello relacionado con una reforma (y te olvidas de ir contratando a profesionales sueltos), o puedes ir buscando uno por uno cada uno de los profesionales que necesites. Eso sí, asegúrate que son de confianza y que trabajan bien. 

Pídeles presupuesto y compáralo con el presupuesto que tienes destinado para la reforma ¿Es suficiente, poco, demasiado? Esto te ayudará a hacerte una idea y hasta dónde puedes llegar con las reformas. 

06 Permisos de obra

Y para terminar, no te olvides nunca de los permisos de obra. Si vives en una comunidad quizás debas pedirles o informarles de que vas a comenzar a hacer obras en casa. Quizás necesites poner un contendor en la calle y pedir los correspondientes permisos.


A partir de aquí comienza la aventura, tal y como te dije al principio, ármate de paciencia porque esto no ha hecho más que empezar. Si te consuela, piensa en lo a gusto que vas a estar disfrutando de tu reforma terminada. Las obras son pasajeras y pronto tendrás tu casa limpia y reluciente de nuevo.

Espero que este post os haya sido útil, un abrazo para todos y todas, sed felices, nos vemos en las redes.

Facebook Twitter | Instagram Pinterest  | Youtube 

About Author

Creativa por naturaleza, he trabajado en televisión, radio, teatro e Internet. Community Manager, productora, diseñadora, amante de la naturaleza, aventurera, curiosa, creativa y lo que surja.....

No Comments

    Leave a Reply

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

    Aviso de cookies