Menu
Otros post

6 consejos para ahorrar en una reforma

Mis vecinos están de reformas. La verdad es que los obreros están siendo muy respetuosos porque solo dan golpes por la mañana, un par de horas, por las tardes deben hacer otros menesteres. Así, y entendiendo que es algo que tiene que ser y punto, se lleva bastante bien. A pesar de ello no os negaré que me apetece que terminen pronto XD. Ahora la conversación en el hall del edificio es monotemática “Queee ¿Cómo van?“, cuando estás pensando… “¿Cuánto les falta para acabar?

Las reformas pueden ser algo pesado, sobre todos reformas Madrid, en un piso pequeño, sin tener otro sitio al que irte… Tanto para el que las vive en primera persona como quien las padece cerca, pero, quitando este mal trago intermedio, que hay que pasarlo, siempre se hacen para mejorar algo. Ahora, que pasamos tanto tiempo en casa, las reformas del hogar se han multiplicado buscando adaptar nuestras casas con espacios más agradables y prácticos por lo que, si te va a enfrentar a una de ellas, aquí van 6 consejo que te vendrán fenomenal para afrontar la reforma con éxito. 

Compara precios

El primer consejo es también el más elemental ¡Compara presupuestos! No te quedes con el más barato ni con el más caro, en la mitad siempre está la virtud. Si solo buscas uno y da la casualidad de que es caro, ehem… pues podías haberte ahorrado un poco. Si quieres saber más o menos el  precio reforma integral o cualquier otro tipo de reforma, en plataformas como Zaask puedes hacerte una idea muy clara comparando profesionales y ofertas. 

Deja la compra del material para los profesionales

Cuando pides precio a varias empresas, a veces la diferencia en los presupuestos invita a muchas personas a acercarse a las tiendas de construcción y comprar ellos mismos los materiales, creyendo que así se van a ahorrar dinero en el presupuesto. Pero nada más lejos de la realidad. Por un lado porque el precio que dan en los almacenes suelen ser sin iba y sin montaje, traslado… cosas que sí tiene en cuenta la empresa de reformas, y por otro lado porque los profesionales suelen tener descuentos que nosotros como público general no. Por tanto, deja la compra de material para los profesionales y dedícamente, mejor a otros asuntos. Si no te cuadra el presupuesto que te da la empresa, busca otra, pero no intentes ahorrar haciendo cosas que al final salen más caras. 

Piensa bien qué quieres

Cada cambio que pedimos a los constructores en medio de una reforma se traduce en un cambio en el presupuesto y, normalmente, siempre a más. Es importante tener claro qué queremos y trasmitírselo bien a los profesionales. Tener una o varias reuniones antes de comenzar y acordar cada detalle de la obra. De esta forma, aunque siempre hay que tener margen para imprevistos, el presupuesto no debería modificarse y por tanto evitamos tener gastos extrar ( y por consiguiente ahorrar) 

Apuesta por la eficiencia energética

Aunque a priori puede parecer que la apuesta por la eficiencia energética es mucho más cara, a largo plazo nos permitirá ahorrar mucho, no solo en nuestro bolsillo sino en emisiones. La primera clave para tener una casa eficiente es el aislamiento. Un buen aislamiento térmico nos evitará necesitar mucho calor en invierno para calentarla y mucho aire acondicionado en verano para enfriarla. La segunda clave es disponer de electrodomésticos con eficiencia energética A, consumen menos y son más eficientes. 

Deja un margen del presupuesto para imprevistos

Los imprevistos en una reforma siempre están ahí, acechando, pueden surgir o no pero hay que tenerlos en cuenta y convivir con ellos. La mejor estrategia es plantear un presupuesto y reducirle un porcentaje para imprevistos, este margen es tu colchón por lo que pueda pasar. Que luego no lo usas, pues mira, eso que te llevas para darte un capricho. 

Por otro lado también podemos tener una lista de prioridades. Es decir, si surge un imprevisto gordo saber qué es lo imprescindible y fundamental y qué podemos hacer de una forma más económica o, incluso dejarlo para más adelante. ¡Anticípate a los posibles problemas y te será más fácil afrontarlos! 

Optimiza y pon prioridades

Y para terminar un último consejo ¡No hay que poner bonito lo que no se ve! Es decir, que no hace falta que la trasera de los muebles lleven el mejor acabado del mundo ¡SI NO SE VAN A VER!. Eso no quiere decir que reduzcamos en calidad de los materiales, pero con los acabados hay un margen de precios muy grandes en los que poder ahorrar un poco. 


Espero que estos consejos os ayuden a afrontar vuestras reformas con más ganas y que os sirvan para ahorrar un poco o no gastar de más. Un abrazo para todos y todas, sed felices, nos vemos en las redes. 

Facebook Twitter | Instagram Pinterest  | Youtube 

About Author

Creativa por naturaleza, he trabajado en televisión, radio, teatro e Internet. Community Manager, productora, diseñadora, amante de la naturaleza, aventurera, curiosa, creativa y lo que surja.....

No Comments

    Leave a Reply

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

    Aviso de cookies