Descubre DIY&Craft

¿Por qué el DIY “Hazlo tú mismo” es bueno para la salud?

9 junio, 2014

¿Alguna vez habéis comenzado una creación DIY y al terminar os sentís más tranquila/os y relajada/os? Esta situación no es casualidad, el “Hazlo tú mismo” lleva intrínseco una serie de características que ayudan a mejorar tu salud física y mental.

Seguro que lo has escuchado por todos sitios; los pediatras, los psicólogos, los pedagogos, los profesores…, aseguran desde hace años que las manualidades son fundamentales para el desarrollo infantil.  Y no les falta razón. Los trabajos manuales estimulan y fortalecen procesos esenciales del crecimiento:

  • La atención
  • La concentración
  • La memoria
  • El aprendizaje
  • El desarrollo cognitivo
  • Y sobre todo, la creatividad.  

Vamos, una maravilla.  Además los peques se divierten mucho haciendo trabajos manuales, aprenden a pasar el tiempo de forma sana y les ayuda a fortalecer lazos sociales con la familia o los amigos.

Siempre que se trabajen manualidades con niños deben estar adaptadas a la edad correspondiente. Hay que ir paso a paso para que salga ese artista que llevan dentro. Los diferentes trabajos irán ayudando a desarrollar la coordinación motriz, la soltura de sus dedos, o sus capacidades para planificar el trabajo. Además, si están guiadas por un adulto pueden aprender las bases del reciclje y el aprovechamiento de los materiales.

¿Y qué ocurre con los adultos? Ya hemos pasado todos estos procesos de desarrollo (Algunos con más soltura que otros) pero todos los procesos DIY, y entre ellos incluyo las manualidades, siguen aportandonos beneficios activos directos tanto a nivel físico como psicológico.

  • Combate el estres y la ansiedad: Los trabajos manuales te ayudan a centrarte en una única tarea y distraer tu mente. Las necesidades de cada tipo de manualidad requerirán más o menos concentración pero en todas ellas ayudan a tu cuerpo y mente a relajarse. 
  • Coordinación: Además de concentrarte mentalmente, también necesitas una concentración física que incluye: Coordinación, reflejos, movilidad…Por ejemplo, imagínate haciendo una bufanda de punto ¿A que necesitas todas estas cualidades para poder realizarla?
  • Creatividad: Me he dejado la mejor característica para el final. Todo proceso manual ayuda intrínsecamente a desarrollar la creatividad. Seguro que has comenzado a realizar alguna creación y mientras la hacías te iban surgiendo nuevas ideas para realizar o añadir. Como os contaba en este artículo sobre la creatividad hay que ejercitarla y el “Hazlo tú mismo” es un método ideal para ello.

Las manualidades en adultos también se utilizan como terapia para combatir distintas enfermedades, por ejemplo en casos de Alzehimer, para personas con algún tipo de deficiencia… o en proyectos de socialización e integración.

Ahora, más que nunca, ya sabes por qué debes seguir haciendo tus trabajos manuales, además conseguimos ahorrar y tener objetos únicos e irrepetibles. Un besazo a todos y todas, nos vemos en las redes.  Facebook Twitter |Pinterest 

    Leave a Reply

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

    Aviso de cookies