Menu
Artes / Historia del arte

El origen del color púrpura

¿Alguna vez te has preguntado de dónde vienen los pigmentos que dan color a las pinturas, tintes y tintas que usamos a diario? Hoy en día damos por hecho que todos ellos tienen un origen químico, artificial, sin embargo no siempre ha sido así. De hecho, la obtención de pigmentos de origen natural es un apartado fascinante de la historia lleno de curiosidades y el púrpura es, quizás, el más interesante de ellos.

Hablemos sobre los fenicios

Para hablar del origen del color púrpura primero tenemos que hablar sobre los fenicios. Este pueblo de la antigüedad habitó las costas del Mediterráneo en torno al siglo I a.C. y dominaron casi en exclusiva la producción y comercialización del pigmento que daba como resultado el color púrpura.

Los fenicios no fueron un pueblo unificado, más bien se trataba de un conjunto de ciudades independientes entre sí y, en muchas ocasiones, rivales, que compartían la misma lengua y que desarrollaron una actividad comercial muy similar. Estas ciudades surgieron de forma coetánea en el área occidental del creciente fértil, el actual Líbano e Israel, tras las destrucciones causadas por los “Pueblos del Mar” a finales de la Edad de Bronce. 

El propio etnicismo “fenicios” (phoiníkes en griego) tiene relación con la denominación griega “phoiniks” que quiere decir púrpura.

Dadas las características geográficas de esta región la agricultura nunca fue la actividad principal de la zona. Históricamente los habitantes esta costa del Próximo Oriente explotaron y comercializaron la madera de los abundantes bosques de cedros que poseían y que era tan escasa en los territorios vecinos (sobre todo en Egipto). Los fenicios fueron un paso más allá y desarrollaron una intensa actividad comercial marítima colonizando puntos estratégicos del Mar Mediterráneo, lo que les hizo llegar, incluso, hasta el extremo Occidente. Se especializaron en el comercio de materiales de lujo, que intercambiaban con otros pueblos coetáneos del mediterráneos como los griegos y romanos. 

Muchas de las ciudades fenicias siguen existiendo en la actualidad, como el caso de Tiro, epicentro de la producción del púrpura. O Biblos (en la imagen) cuyas ruinas son visitables. Si te gusta la aventura y los viajes históricos y culturales,  una idea genial de vacaciones es organizar un viaje siguiendo el recorrido de los fenicios a lo largo del Mediterráneo. Puedes buscar buenas combinaciones y ofertas en la web de Voyage Privé.

Las telas fenicias y el tinte púrpura

Uno de los artículos que dio más fama a los fenicios fueron las telas de intensos colores, sobre todo púrpuras, que incluso nombró Homero en sus relatos. Estas telas de producción artesanal se convirtieron en un símbolos de estatus social y se utilizaban tanto de vestimenta, tapices o incluso como moneda de intercambio.

Aunque se desconoce el proceso de producción de las telas, sí está documentado por distintos historiadores y naturalistas el método de obtención del pigmento púrpura utilizado para darles color. La materia prima principal procedía de una especie de molusco muy concreta, el Murex trunculus y el Murex brandaris, habituales del levante Mediterráneo en la época, pero extintos hoy en día.

Concha de Mulex Brandarix
Mosaico que ilustra el Murex

Se necesitaba una gran cantidad de moluscos para obtener una pequeña cantidad de pigmento por lo que era necesario recogerlos y mantenerlos con vida en grandes tanques de agua salada hasta conseguir la cantidad deseada. Cuando se tenían suficientes se abrían vivos a los moluscos para extraer la glandula mucosa responsable de la coloración púrpura : si eran ejemplares grandes, se usaba una herramienta para extraerla, si eran pequeños, se machacaban junto a la concha hasta obtener una pasta. A continuación se introducían las glándulas en una cuba de agua salada y se dejaba cocer durante aproximadamente 10 días. Durante este tiempo, una reacción fotoquímica convertía la mezcla en un intenso pigmento de color púrpura.

Por este motivo, las telas púrpuras llegaron a ser, incluso, más caras que el oro. La clase alta romana las lucían como signo distintivo de su poder.

Aproximadamente para teñir 1kg de lana hacían falta 200 gramos de tinte, y para obtener 1kg de esta secreción, era necesario machacar 50.000 ejemplares del molusco (no resulta extraño que se extinguiran).

La ciudad fenicia que desarrolló y adquirió más fama por la industria del Púrpura fue Tiro. Aún hoy es conocida por el lujo de sus telas. Sin embargo, la alta demanda del molusco pronto hizo que escasearan y fuera necesario traer estos moluscos del exterior o, incluso, fundar nuevas ciudades donde se instauró la producción del púrpura. Es el caso de España, donde los arqueólogos han econtrado restos de conchas y moluscos machacados en localizaciones como Almuñecar, Toscanos y Morro de la Mezquitilla.

EL ORIGEN MITOLÓGICO

Pero como siempre, la mitología tiene su propia explicación para el origen de este pigmento. Cuenta la historia que el dios fenicio Melkart  , de la ciudad de Tiro, paseaba por las costas de Líbano con una Nereida . Para sorprender a su amada, Melkart mandó a su galgo a rastrear la playa en busca de un exquisito regalo, sin embargo tras la expedición, el perro volvió sin presente y con el morro ensangrentado. Al examinarlo, el dios se dio cuenta de que no se trataba de sangre. El perro llevaba en la boca un molusco triturado que le había teñido todo el hocico de un color púrpura-rojizo. La Nereida, al verlo, se quedó fascinada por la intensidad del color y le ofreció al dios Melkart casarse con él si, a cambio, él conseguía confeccionar un vestido de ese tono. El dios recogió una gran cantidad de molúscos, los machacó y obtuvo así el pigmento suficiente para elaborar el vestido de su futura esposa. 

El descubrimiento de la púrpura. – Pedro Pablo Rubens – 1636 – 1638 Museo del Prado (No expuesto)

Aunque los fenicios fueron los que dominaron la producción y comercialización del púrpura, fue con los romanos cuando adquirió más importancia como vestimenta y producto de lujo, pero esta historia la dejamos para otro día.

Espero que os haya gustado el curioso origen de este pigmento, en la sección “Historia del arte” tenéis más curiosidades y contenido interesante. Un abrazo para todos y todas, sed felices, nos vemos en las redes.

Facebook Twitter | Instagram Pinterest | Google + | Youtube 


BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFIA

  • Cabrero Piquero, J., González Salinero, R., Moro Ípola, M., Novillo López, M.A., (2019), “Introducción a la Historia de la Antiguedad”. Ed. UNED
  • López Melero, R. (2011), “Breve historia del mundo antiguo”. Ed. UNED
  • Kinder, H., Hilgemann, W., Hergt, M., (2018) “ Atlas Histórico Mundial, de los orígenes a nuestros días” Ed. AKAL
  • Woolmer, Mark (2018) La púrpura fenicia, el tinte más preciado de la Antigüedad, https://historia.nationalgeographic.com.es/a/purpura-fenicia-tinte-mas-preciado-antiguedad_12851/10

About Author

Creativa por naturaleza, he trabajado en televisión, radio, teatro e Internet. Community Manager, productora, diseñadora, amante de la naturaleza, aventurera, curiosa, creativa y lo que surja.....

No Comments

    Leave a Reply

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

    Aviso de cookies