DIY&Craft Serigrafía

Historia de la serigrafía

5 noviembre, 2018

Fijar un momento histórico que marque el inicio de la serigrafía es una tarea complicada. De hecho,la serigrafía tal y como la conocemos hoy en día es, más bien, la evolución natural de un conjunto técnicas de estampación que se desarrollaron en distintas culturas y épocas antiguas y acabaron derivando en la serigrafía.

Todas esas formas de estampación milenarias tenían algo en común, el uso de plantillas y las podemos catalogar bajo el amplio abanico del estarcido.

El origen del estarcido es tan antiguo como la humanidad misma, de hecho, podemos encontrar numerosos ejemplos a lo largo de todo el periodo del pleistoceno y el holoceno. En esta época las plantillas y tintes eran muy rudimentarios pero marcaron el inicio del desarrollo artístico del ser humano.

Un ejemplo de estarcido prehistórico lo encontramos en la Cueva de las Manos en el río Pinturas en Argentina. En ella encontramos un enorme mural con manos estarcidas datado en el 7350 a C.

640px-SantaCruz-CuevaManos-P2210651b

Cueva de las Manos en el río Pinturas en Argentina

Saltando un poco en el espacio y en el tiempo, en las islas Fiyi situamos un ejemplo más evolucionado de estarcido que nos acerca a la futura serigrafía. Los nativos de esta cultura utilizaban hojas de plátano recortadas con distintos motivos que colocaban sobre los tejidos, y aplicaban sobre ellas pinturas naturales coloreando el soporte.

Unos años más tarde, en el 2500 a. C. los egipcios y griegos utilizaban el estarcido de forma habitual para aplicar decoraciones a paredes y objetos cotidianos.

El principal problema de el estarcido y el uso de plantillas es encontrar una forma de vincular áreas aisladas dentro del dibujo. Este problema se ha solucionado colocando puentes entre las distintas piezas de la plantilla pero el resultado no es idóneo para conseguir unos diseños limpios y de calidad. Era necesario encontrar un método que librara los puentes y permitiera estampar los diseños con un resultado óptimo.

El nacimiento de la serigrafía

La primera forma de serigrafía reconocible aparece en China durante la dinastía Song (960 ac – 1279 dc). La técnica se extendió por Asia llegando hasta Japón, donde la tomaron y perfeccionaron durante años combinándola con la xilografía y la pintura.

Unos siglos después, en torno al 1600, comenzaron a llegar a Europa algunas representaciones artísticas japonesas excepcionales para el momento. No estaban hechas con estarcidos, no tenían puentes, habían sido creadas por plantillas sobre cabellos humanos muy tensados y pegados en un marco.

Cien años más tarde, en el s.XVIII, la expedición del estadounidense Matthew C. Perry forzó la apertura del Japón más tradicional al mundo occidental y comenzaron a llegar algunas de las técnicas artísticas más tradicionales como el katagami, que llegó a tener un gran éxito. La serigrafía comenzó a expandirse con el desarrollo del comercio de la seda y rápidamente se encontró un uso comercial de la técnica.

En el siguiente vídeo puedes ver un ejemplo de Katagami y las similitudes que comparte con esta técnica.

 El desarrollo comercial

Para encontrar la primera patente de la técnica serigráfica debemos saltar hasta el 1907. Este año, un rotulista estadounidense llamado Samuel Simon consiguió perfeccionar el bastidor de madera con seda muy tensada y creó una emulsión que permitía bloquear parte de la pantalla y dejar al descubierto otra parte con el diseño elegido.

Su patente fue una revolución en el sector de los rotulistas pues les permitía imprimir rótulos en serie. Y no solo rótulos, rápidamente se vio el potencial de esta forma de estampar y se aplicó a todo tipo de objetos.

Ante tal avance, la técnica de la serigrafía se mantuvo en secreto en el mundo occidental con políticas muy estrictas para evitar que los competidores pudieran descubrir el truco. Entonces, llegó la guerra.

2014-04-01-pennant-1910s

Banderines serigrafiados en EEUU durante la época de 1910 Fuente

En 1910 la I Guerra Mundial hizo que cambiara todo. El secreto de la serigrafía dejó de estar en manos de unos pocos y se popularizó por todo EE.UU. Durante estos años se utilizó para estampar banderas, carteles, pancartas y panfletos publicitarios en serie. Y, cómo en todas las guerras, si se trataba de algo útil y necesario, se potenció su investigación para favorecer el desarrollo de la técnica.

En estos años, Roy Beck, Charles Peter y Edward Owens comenzaron a experimentar con químicos fotoreactivos que permitieran elaborar las plantillas de forma más rápida a través de emulsiones fotosensibles. ¡Y lo consiguieron! Aunque tuvieron que pasar aún varios años para que su uso se extendiera.

En 1914 otra patetente de la serigrafía sale a la luz. En este caso de la mano del publicista John Pilsworth, que creó el método Selectasine mediante el cual se pueden hacer serigrafías multicolor con una única pantalla.

Desde 1915 se extendió el uso de la serigrafía fotográfica y se comenzó a aplicar en textil. En 1924 aparece una nueva patente de la serigrafía, en este caso una mesa muy similar a los actuales pulpos serigráficos.

h01-serigrafia

Antiguo taller de serigrafía

Durante estos años, en Europa la técnica permaneció aletargada y con una expansión muy lenta.

La hora del arte

Hasta ahora el uso que se le había dado a la serigrafía había sido principalmente comercial pero, a partir de los años 20, los artistas empezaron a interesarse por la técnica y los productores por los artistas.

Fueron muchos los artistas gráficos del movimiento Art Decó y Art Nouveau los que decidieron tomar la serigrafía cómo bandera. Fue tal la demanda que en 1922 se abrió en EE.UU. la primera tienda de venta exclusiva de material de serigrafía.

Andy Wharhol se convirtió en el máximo exponente de la serigrafía con sus famosas obras de Marilyn o la Cambells soup can. Las siguientes fotografías nos muestran los momentos exactos en los que se estaba produciendo esta obra con serigrafía.

a535d82fb92e9c8391e03adbb2cd0de5

La serigrafía en la actualidad

En la actualidad la serigrafía ya se ha consolidado como una importante técnica de reproducción de imágenes. Baila continuamente entre las bellas artes y las artes aplicadas pues es utilizada tanto por artistas como comercialmente para estampar todo tipo de objetos de uso cotidiano.

Si quieres saber más sobre serigrafía pásate por esta sección  y recuerda que periódicamente imparto cursos de serigrafía en Madrid. Escríbeme a info@elinvernaderocreativo.com para saber más o para solicitar un nuevo curso.

Espero que esta información os haya sido útil, un abrazo para todos y todas, sed felices ¡Nos vemos en las redes!

Facebook Twitter | Instagram Pinterest | Google + | Youtube 

    Leave a Reply

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

    Aviso de cookies