Menu
Más cosas molonas

Cómo realizar un traslado de casa sin complicarte la vida

Junto a las reformas, las mudanzas es otro de los grandes hitos domésticos que generan un gran estrés en las familias. Y no es para menos, trasladarse de casa supone empaquetar toda tu vida en cajas y después sacarla de nuevo para organizarla. Digamos que es como un renacer, una nueva etapa. Y como todos los grandes cambios en la vida tiene implicaciones profundas a muchos niveles. Las mudanzas nos hacen repasar todos los objetos que tenemos: a veces encontramos algunos queridos que creíamos perdidos, o cosas que nos hacen recordar momentos bonitos. Otras veces nos topamos con cosas de las que queremos deshacernos o, lo peor de todo, las que no sabemos qué hacer con ellas. ¿Cómo enfrentarnos a una mudanza sin que suponga un estrés continuo? ¿Cómo superar las mudanzas nacionales cuando nos cambiamos de provincia?  Pues aquí van algunos consejos. 

Una empresa de mudanzas

Venga va, voy a ser clara e ir al grano. Lo mejor para liberarse en gran medida de la ansiedad que produce una mudanza es contratar una empresa de mudanzas profesional. Y lo digo por experiencia, después de haber probado con una de ellas lo tengo clarísimo, la próxima la vuelven a hacer. ¿Sabes lo que supone que hagan todo el traslado de cajas, muebles y demás cosas varias? Esa gente se gana su sueldo con creces. Algunas incluso dan la opción del empaquetado y el desembalaje de todas las cosas, que oye, también está muy bien. Para los que os da miedo que rompan cosas etc, deciros que si nunca habéis trabajado con una suelen tener seguros de accidente, pérdida y rotura (las profesionales, claro, no estoy hablando del primo de tu colega que tiene furgoneta). 

Asume que habrá crisis

Sí, la empresa de mudanzas ayuda a gestionar esta transición con más calma, pero no va a quitarnos el hecho de ponernos de los nervios. Por que sí, porque eso de tener que empaquetar nuestra vida es estresante. Pero también lo es acondicionar la casa a la que vamos a ir a vivir, hacer papeleos, gestionar la vida diaria en medio de todo, etc. Por eso, cuanto antes asumamos que será un momento complicado mejor lo vamos a llevar. 

Haz limpieza

Independientemente de que optes por una empresa o prefieras hacer tú la mudanza completa, siempre es un buen momento para hacer limpieza. Y, sed inteligentes ¡La limpieza se hace antes de mudarse, no después! ¿Para qué quieres trasladar cosas que no necesitas?. 

Haciendo un buen repaso de todo lo que tienes te darás cuenta de lo que no quieres. Todas esas cosas tienen diferentes salidas: si son de valor, puedes venderlas de segunda mano y pagar así a la empresa de mudanzas. Si no se pueden vender o no merece la pena, busca un grupo de trueque en tu localidad y ofrécelas ahí. Te sorprendería ver la cantidad de cosas que se ofrecen en ese tipo de grupos y que lo que tu no quieres, a otra persona le hace falta. Otra idea es donarlas a una asociación o, en último lugar, llevarlas al punto limpio. 

Las reformas antes de mudarte

Ya lo decía al principio, las reformas generan ansiedad. Y si además las juntamos con una mudanza, ya tenemos la fiesta completa. Si tienes que enfrentarte a estos dos grandes retos, lo mejor y más sensato es realizar todas las reformas (pintar paredes, obras…) antes de mudarte. Va a ser todo muuuuuuuuuucho más cómodo y rápido. 

Prepara el kit de imprescindibles

Hay cosas que da mucha pereza trasportar. Me refiero a los alimentos, al papel higiénico o a todas esas cosillas. Si has podido planificar la mudanza con tiempo, intenta llegar al día M con lo mínimo imprescindible. Acuérdate de vaciar el congelador. 

Por otro lado, prepara un kit de imprescindibles que llevarás siempre contigo. Debe contener algo de ropa, tus herramientas de trabajo… para poder tenerlas a mano desde el minuto 1 y no tener que desarmar todas las cajas para encontrar lo que necesitas. 

El desembalaje con calma

Tómate tu tiempo para desembalar y colocar todo en tu nueva casa. Eso sí, tomarse tu tiempo no significa que pasado un año aún tengas cajas sin abrir, más bien es un “sin prisa pero sin pausa”. Otro truqui del almendruqui es habilitar un espacio en la nueva casa para almacenar las cajas. Las vas poniendo allí y así tienes el resto de la casa “vacía” y disponible para ir rellenando. Cada día te propones sacar un par de cajas y colocarlas. ¡Va a ser super entretenido! 


Aunque sin duda el mejor consejo que podemos dar a alguien que se adentra en una mudanza es paciencia. Es un proceso difícil (A veces) pero lleno de ilusiones por empezar una vida nueva. Ánimo, espero que estos consejos os hayan despertado una sonrisa y ayudado un poco. Un abrazo para todos y todas, sed felices, nos vemos en las redes. 

About Author

Creativa por naturaleza, he trabajado en televisión, radio, teatro e Internet. Community Manager, productora, diseñadora, amante de la naturaleza, aventurera, curiosa, creativa y lo que surja.....

No Comments

    Leave a Reply

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

    Aviso de cookies