Menu
hogar

Señales que indican que es el momento de cambiar de colchón

Como todo objeto, los colchones tienen una vida útil y cuando dejan de estar en condiciones óptimas deben ser cambiados por un colchón adecuado y destinados a otros fines. Un colchón viejo puede tener serias consecuencias para nuestra salud y implicaciones directas en nuestro descanso pero, la gran pregunta es ¿Cuándo es el momento adecuado de cambiar un colchón? La respuesta es «depende» y depende de varios factores o señales que nos dan pistas de ello. En este artículo analizaremos algunos de esos indicadores que nos dicen cuando debemos plantearnos renovar el colchón. 

Lo obvio

La edad del colchón

Todo el mundo tiene claro que hay ciertos hitos que si se cumplen es hora de cambiar el colchón. El primero de ellos, aunque no exista ningún otro indicador, es la edad del colchón. Un colchón que ha sido usado de forma normal y habitual, a los 10 años de vida debería ir jubilándose y dejar paso a un colchón adecuadoPero, si no recordáis qué edad tiene vuestro colchón, hay otras señales que también nos dan pistas. 

La forma y aspecto del colchón

Los colchones con el tiempo van perdiendo su forma original. Se comban por la parte central o se hunden más por una zona que otra. Para evitar lo máximo posible esto, los fabricantes recomiendan ir rotándolos habitualmente, pero, aunque hayamos tenido una buena disciplina de rotación, con el uso se acaban deformando y ésta es una buena señal para saber que hay que cambiarlos. 

Y si hablamos de forma también tenemos que hablar de su aspecto. Con el tiempo el colchón puede generar manchas por distintos motivos y, aunque las manchas no son sinónimo directo de un colchón en mal estado, si nos da pistas de que igual ya tiene más tiempo del que debería. 

No he dormido bien

Pero más allá de cuestiones físicas o temporales, una de las señales inequívocas que nos indican que hay que cambiar de colchón es si por la mañana nos despertamos y de forma continuada repetimos eso de «hoy no he dormido bien«. O si nos levantamos cansados, como si literalmente no hubiéramos descansado lo suficiente. Todo ello nos está dando unas valiosas pistas de que hay algo que no funciona en nuestro descanso y el colchón puede tener un gran peso en ello. 

Ay que me duele

En muchas ocasiones el «no he dormido bien» o «no he descansado lo suficiente» viene acompañado de «ay como me duele el cuello (sustituye cuello por espalda, brazos, caderas o lo que sea). Dolores que parecen surgir de forma progresiva y que muchas veces achacamos a la edad pero que tienen mucho que ver con el lecho en el que reposamos todas las noches. Cuando empiezan a juntarse varios de estos indicadores, ojo, es hora de deshacerse de tu colchón usado e ir mirando tiendas de colchones. 

Que bien he descansado en el hotel

Y si queda alguna duda sobre si nuestro mal descanso se debe al colchón o a otros motivos, no hay nada como irse un par de días a un hotel (quien dice hotel, dice a casa de unos amigos, a una casa rural, o a cualquier otro sitio donde puedas dormir en una cama diferente) y valorar qué tal descansamos en él. Si nos despertamos con energía, con sensación de haber descansado, con vitalidad… no hay duda, el colchón de casa está pidiendo a gritos ser sustituido por otro más moderno y en mejores condiciones. 

¡¡AAAACHIS!!

¡Aaa aaa aaachis! Ha llegado la primavera y es la época de alergias pero a veces, en cualquier época del año, surgen brotes alérgicos sin explicación aparente y la causa está en el colchón. Un colchón acumula suciedad y ácaros a lo largo del tiempo y sin un mantenimiento adecuado puede ser el foco de muchas alergias o problemas respiratorios. Mucho colchones modernos vienen con tecnologías antiácaros que prologan notablemente su vida útil, aún así nada es infalible. Si durante las noches empezáis a estornudar u os levantáis con moquillo en la nariz, igual el colchón necesita una limpieza o un cambio inminente. 

¿Y ese ruido?

Y sí, otro síntoma más de que un colchón debe cambiarse son los ruidos que comienza a hacer a lo largo del tiempo. Está claro que hay muchos tipos de colchones y unos son más propensos a sonar que otros, pero con los colchones de muelles o de muelles ensacados esto es bastante habitual. Un colchón que suena es un auténtico hándicap para nuestro descanso porque puede llegar, incluso, a despertarnos por las noches. 


Como veis son muchas las señales que nos alertan que se debe cambiar un colchón por otro nuevo en mejores condiciones. A veces algunos de nuestros problemas diarios se solucionan con este sencillo gesto y podemos ganar vitalidad, descanso, salud…. Espero que este artículo os haya dado algunas pistas y os invite a reflexionar sobre el colchón en el que dormís cada noche ¿Toca cambiarlo? Un abrazo para todos y todas, sed felices, nos vemos en las redes. 

Facebook Twitter | Instagram Pinterest  | Youtube 

About Author

Creativa por naturaleza, he trabajado en televisión, radio, teatro e Internet. Community Manager, productora, diseñadora, amante de la naturaleza, aventurera, curiosa, creativa y lo que surja.....

No Comments

    Leave a Reply

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

    Aviso de cookies